#EquipoRecidar: Christie

Christie Rojas, la popular “Cris”, es una de las personas más importantes dentro de la organización de Recidar. Mano derecha de la empresa, entró en agosto del 2017 para cubrir la tarea de coordinar los recojos desde el teléfono de Recidar. Cris necesitaba un trabajo formal para así poder ser el sostén de su familia: ella, su madre, y su pequeño hijo.


“Cuando yo entré pensé que era una organización como Emaus, pero pronto descubrí que la razón de ser en Recidar es otra. Aquí hay un propósito claro, una esperanza. Y por eso es que seguimos creciendo e influyendo positivamente en la sociedad. Quién sabe si tendremos aún más locales en el futuro cercano. Es un apoyo para las personas con menos recursos”.


Desde aquel mes en que se unió a nuestro equipo, su esfuerzo, talento y motivación lograron que asumiera cada vez mayores responsabilidades dentro de nuestra empresa hasta alcanzar el actual puesto de Coordinadora Administrativa. Ahora se encarga tanto de la parte operativa del negocio como de la logística.


Más allá de la extensa lista de tareas que los trabajadores de Recidar deben realizar en cada jornada diaria, Cris busca siempre un tiempo para promover un grato ambiente laboral con el resto de sus compañeros en Recidar. “Siempre hay algo que hacer”, resume Cris. Pero “Recidar es mi hogar”.


Para Christie, el compartir bienes con Recidar es una forma no solo de deshacerse de aquello que pueda estorbar en los hogares o empresas de nuestra ciudad. También es una forma de facilitarle la vida a otras familias: “En Recidar le damos la posibilidad a muchas personas que no cuentan con muchos recursos de armar su propia casa. Una forma de hacer que las cosas no se estanquen, sino que tengan una segunda vida, contrario a la otra posibilidad que significaría perder su valor en un botadero”. Ese es el mensaje de Cris para aquellas personas que están interesadas en colaborar con nosotros, para animarlas.


Christie 01.JPG

#TestimonioRecidar: Lorena Rodríguez, nuestra casera de Recidar

Lorena Rodríguez es una mujer venezolana que llegó a Lima hace un par de meses. Originaria de la ciudad de El Tigre, en el estado venezolano de Anzuategui, le tomó seis días transportarse por tierra para llegar a Lima. Luego de haber atravesado Colombia, Ecuador, y el norte del país, pudo encontrarse con su esposo en la capital del país. Vive con su esposo y su hija menor de dieciocho años. Tiene un hijo mayor que sigue en Venezuela.

“Como vine con pocas cosas, y casi nada de ropa, fue un gran alivio haber tenido a Recidar cerca”, comenta Lorena sonriente. Lorena, quien vive cerca, estableció su domicilio cerca del bazar social de Recidar. Fue así como se enteró del trabajo que hacemos y los precios accesibles que brindamos a la gente con pocos recursos. Pronto no sería solamente ropa lo que adquiriría 

“A penas llegada, allá en setiembre, me compré una refrigeradora en Recidar. Fue un alivio no solo para mi uso personal con la comida, sino porque me permitió trabajar”. Si bien es cierto que Lorena afirma que la ciudad la ha “tratado bien” aclara que recibió múltiples comentarios de que por su edad ella no podría conseguir trabajo. “Entonces como no conseguía por ser mujer y tener 46 años, empecé a vender gelatinas a los taxistas. Para eso me sirvió mucho la refrigeradora que compré gracias a Recidar. Sin el bazar social no hubiera podido armar ese pequeño negocio”.

Poco tiempo después Lorena consiguió un trabajo cocinando almuerzos para taxistas junto una amiga suya en San Juan de Miraflores. Al cierre de esta nota su última comida preparada consistió en un rico arroz con pollo. “Es la primera vez que cocinó así tan peruano (risas)”. Sin embargo aclara que normalmente preparan almuerzos de dieta. “Los taxistas están un poco subidos de peso y necesitan comer más sano”.

Además de ropa y la refrigeradora, Lorena también pudo comprarse un colchón en “perfecto estado”. “Antes de comprar el colchón tenía que dormir en uno inflable que ya me estaba causando mucho dolor. Ahora con este colchón que compré en Recidar me siento mucho mejor”.

No obstante, no solo Lorena se benefició de Recidar. Su esposo, que es soldador, consiguió unas botas de seguridad para poder ejercer su trabajo de manera eficiente y segura. Ambos luego compraron una cafetera. Su esposo, al cual ella define como su compañero de vida y cómplice, la toma de la mano mientras ambos sonríen para la foto. “Estoy muy agradecida con Recidar porque nos permite comprar cosas básicas que de otra manera no podríamos. Los precios son accesibles aquí”.

Lorena y su esposo

¿DÓNDE DONAR OBJETOS USADOS EN NAVIDAD? SOMOS RECIDAR

Copia de Olinda.png

Es probable que ahora que se acercan los tiempos de navidad estés pensando en compartir como donación aquellos objetos que ya no necesitas, o necesitas tanto. Sabemos que pueden tener una segunda vida y beneficiar a comunidades necesitadas.

Pero vamos más allá, y pensemos en la desigualdad económica y social que afecta a nuestras ciudades. La desigualdad económica no solamente genera carencia, sino que promueve en el crimen en las zonas más desfavorecidas. Una de las causas es que en las partes de la ciudad más golpeadas por la desigualdad, las persons tienden a comprar artículos para sus hogares en las denominadas ‘cachinas’.

En Recidar buscamos que familias y empresas apuesten por una navidad más solidaria y sostenible, respondiendo así a preguntas cómo: ¿Pero qué hacer con todas estas cosas que ya no me sirven? ¿A dónde llevar todo esto? La respuesta para tu empresa o hogar es nuestra campaña navideña Recicla tu Clóset, dónde con una simple llamada podrás tener la seguridad de que podrás contribuir en la vida de comunidades que más lo necesitan.

Pasamos de manera gratuita por tu domicilio o trabajo, y recibimos donaciones de calzado, ropa, juguetes, adornos, muebles y aparatos electrónicos que sientas que podrán beneficiar a quien más lo necesita. Todos los objetos son debidamente reparados, arreglados, y desinfectados para finalmente ser ofrecidos en nuestro Bazar social, donde estas comunidades podrán acceder a ellos de manera digna y legal.

Recicla tu clóset: Exitosa Campaña de donación exitosa en Colegio San Silvestre

San Silvestre (1).png

Las alumnas del colegio San Silvestre han demostrado un gran sentido de solidaridad, sostenibilidad y trabajo en equipo, durante nuestra campaña Recicla tu Clóset. Esta camapaña se realizó en el mes de setiembre, y estuvo orientada a recibir zapatillas y ropa usada en buen estado.

Durante la campaña, tuvimos la oportunidad de realizar charlas de sensibilización con todas las estudiantes y equipo docente, quienes en todo momento mostraron interés y preocupación por conocer más sobre las problemáticas socioambientales abordadas en Recidar.

La colocación de nuestros contenedores sostenibles en las instalaciones del colegio permitieron a las estudiantes organizarse para reunir la mayor cantidad de ropa en beneficio de comunidades que viven con bajos ingresos en Lima Sur. Es ahí donde desde Recidar le dimos una segunda vida a sus objetos usados.

Al término de la campaña, se ha logrado reunir más de 800 kg. de donaciones, las cuales permitirán un impacto en cerca de 4,000 familias que realmente lo necesitan.

Desde aquí, enviamos un cálido y agradecido saludo a la comunidad estudiantil del colegio San Silvestre por sumarse a nuestra campaña para generar cambios socioambientales en nuestro país.

Las Cachinas: Desigualdad e Inseguridad de la mano

De acuerdo a cifras de diversos estudios como de las organizaciones “Lima, cómo vamos” o el “Barómetro de las Américas”, Lima es una de las ciudades con mayores niveles de inseguridad, principalmente a causa de los robos callejeros. Solo entre noviembre 2017 y abril 2018, al menos 27% de los limeños han sufrido un delito, según datos del INEI.

ROBO.jpeg

¿Pero a dónde va todo lo robado? La mayoría de limeños responderán que dichos objetos terminarán en las denominadas ‘cachinas’. Sabemos casi a ciencia cierta toda la “cadena de valor” de una cachina. “Me roban y lo venden en las cachinas”. Suena hasta gracioso, por lo normalizado de la situación, perolo cierto es que es una situación de lo más preocupante.

Ante estos hechos, nace otra pregunta. Si sabemos que dichos mercados informales y con frecuencia ofrecen productos con orígenes ilegales, ¿Por qué razón persisten en el tiempo? Es aquí dónde aparece una nueva arista del problema: la desigualdad económica que aqueja a nuestro ciudad. En Lima, tenemos aproximadamente 3 millones de personas que sobreviven con presupuestos familiares por debajo del sueldo mínimo. Esta situación, en muchos casos, los obliga a adquirir productos para sus hogares como ropa, calzado, u otros, en estos mercados. Así surge “la demanda” de esta “oferta ilegal” de productos robados, un círculo vicioso que no tiene fin.

cachina1.jpg

La mayoría de propuestas de los candidatos está ligada a cerrar espacios como los conocidos mercados de Tacora, Las Malvinas, entre otros. Desde Recidar, creemos que las propuestas de solución también deberían estar ligadas a incidir en evitar este consumo ilegal. A través de nuestras operaciones y el apoyo del #Movimiento Recidar, con las donaciones de objetos usados, hemos creado un medio alternativo y formal para un acceso a objetos para estas comunidades. Sin embargo la mentalidad de ilegalidad es un tema que amerita el involucramiento de distintos sectores, y debería empezar por nuestras autoridades. Es en esta intersección de esfuerzos que se pueden gestar soluciones creativas, de la mano de estrategias de sensibilización y/o propuestas alternativas a un mercado formal de objetos usados, accesible para estas comunidades. La pelota está en nuestra cancha.

IMG_4276 (1).JPG

Campaña Recicla tu clóset: ”DONAR Tu ropa puede cambiar vidas”

image.png

Aunque no se tome mucho en cuenta, aquellos objetos que guardamos y ya no usamos, pueden cambiar vidas. En Recidar promovemos desde hace cinco años la donación de objetos para que las familias de bajos ingresos tengan acceso a ellos de una forma digna y justa.

Si hablamos específicamente de la ropa, nos encontramos con un modelo ya establecido de las fast fashion: (Producir-Consumir-Desechar) y de una competencia salvaje de precios. La moda le ha dado la espalda al medio ambiente y ha terminado por convertirse en la segunda industria más contaminante del planeta. Entonces, ¿Cómo podemos disminuir aquella huella de contaminación que deja la producción textil? Apostando por la reutilización.

Actualmente, en los closets de la gente hay mucha más ropa de la que sus dueños tienen capacidad de vestir, ropa que irremediablemente algún día terminará en la basura por falta de uso o deterioro.

Al poner en circulación la ropa que ya no usamos evitamos en algo la contaminación, aunque lo mejor que podemos hacer es reducir nuestro consumo, y usar en la medida de lo posible solo aquello que realmente necesitemos.

La ropa más sostenible es la que ya se fabricó. Donando la ropa que no utilizas puedes darle una segunda oportunidad a familias que lo necesitan y al planeta. Por eso te invitamos a que formes parte de nuestra campaña “Recicla tu clóset”.

Nuestra campaña incluye la colocación de contenedores en centros educativos o empresas y una campaña de sensibilización.

Si quieres saber más sobre el funcionamiento de Recidar y nuestra campaña visita nuestra web: www.recidar.pe o envía un whatsapp a: +51946095818.